Escarabajos bajo el disfraz

Nota del Smithsonian Panamá

La primera vez que observó una mancha azulada sobre una hoja en su jardín en Arraiján, Panamá, Annette Aiello pensó que era excremento de ave, pero su formación como entomóloga la llevó a observar de nuevo. Después de años estudiando mariposas mientras pasan de huevos a orugas, a posteriormente adultos, “fue engañada al pensar que era una oruga”.

Las orugas que comen hojas a menudo imitan los excrementos de pájaros para disgustar a los posibles depredadores. Pero, cuando Annette se preparó para recoger la hoja, la “oruga” rodó al suelo, donde pasó 20 minutos buscándola en vano. Frustrada, siguió buscando en el árbol bajo y espinoso llamado Xylosma chlorantha, para obtener más información.

El nombre científico del árbol proviene de las palabras griegas xylon (madera) y osme (olor), y sus hojas pueden estar produciendo algunos químicos desagradables para evitar que la mayoría de los insectos se lo coman. Los extractos de una planta estrechamente relacionada en la India se usan como antiespasmóticos, narcóticos y sedantes. Otros miembros de la misma familia de plantas (Salicaceae) producen el ingrediente activo en la aspirina, el ácido salicílico.

Días después, la paciencia de Annette fue recompensada. Esta vez estaba lista, atrapando el segundo espécimen en una bolsa de plástico. Para su sorpresa, en lugar de una oruga, la bolsa contenía un escarabajo joya. Los recolectores de insectos aprecian a muchos escarabajos joya (Buprestidae) por sus alas iridiscentes e incluso los convierten en joyas, pero esta especie, Amorphosoma penicillatum, fue el primer escarabajo joya que Annette había visto que parecía un pedazo de excremento.

Y fiel a su forma, cuando tocó al escarabajo, en lugar de volar lejos, que es lo que la mayoría de los otros escarabajos joya harían al primer signo de acercamiento humano, se quedó muy quieto, tan quieto como un excremento de pájaro: un excremento de pájaro intrépido.

Los escarabajos han existido desde el período carbonífero de la historia de la Tierra hace unos 350 millones de años. Y aproximadamente la mitad de todos los escarabajos son herbívoros. Hace mucho tiempo obtuvieron la capacidad de producir enzimas especiales que degradan las paredes celulares de las plantas, la fuente más abundante de carbohidratos en el planeta. Una de las explicaciones del hecho de que hay tantas especies de escarabajos en la Tierra (más de 400,000) es que muchos escarabajos están especialmente adaptados para vivir en una sola especie de planta.

“La actitud de ‘no me importa’ de A. penicillatum es desconcertante”, escribe Annette en el Coleopterists Bulletin, “Sí, es una imitación increíble, que indudablemente ayuda a protegerlo del ataque de las aves. Sin embargo, una vez capturado, ¿por qué este escarabajo no intenta escapar? ¿Tiene una defensa química que no pudimos detectar? ¿Es un objeto tan duro que un ave decide rechazarlo? Hay algunos informes de otros escarabajos joya que parecen excrementos, pero no se describió nada sobre su comportamiento, por lo que no tenemos pistas adicionales para explicar este sorprendente descubrimiento”.

“Posiblemente, el comportamiento intrépido ocurre en otros lugares entre las más de 14,700 especies que componen los Buprestidae en todo el mundo, pero en el caso de especies de escarabajos tan raros, es poco probable que estas preguntas reciban respuestas en el corto plazo”, comentó Aiello

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian. El Instituto promueve la comprensión de la naturaleza tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad, capacita estudiantes para llevar a cabo investigaciones en los trópicos, y fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales. Sitio web: www.stri.si.edu. Video Promocional: https://www.youtube.com/watch?v=M9JDSIwBegk

Si te gustó,

Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *